"No es en el conocimiento que se halla el fruto, sino en el arte de cogerlo" SAN BERNARDO Tratado sobre la consideración, 105

sábado, 15 de diciembre de 2012

Los misterios en la Antigua Grecia


Los griegos conocían las experiencias místicas, aunque eran restringidas puesto que sólo se permitía el acceso a ellas después de ciertos ritos iniciáticos. Estos ritos de iniciación implicaban una ruptura con el mundo cotidiano afectaban a los hombres y mujeres, en tanto que individuos, con la promesa de una vida feliz después de la muerte, especialmente en los misterios de Eulesis y de Dionisio, o entre los órficos y los pitagóricos. 

Lectura del ritual a la iniciación
de los misterios
En los misterios es fundamental el secreto, identificado por la imagen de una cesta cerrada de la cual sólo los iniciados conocen su contenido. A veces una serpiente envuelve la cesta indicando prohibición y es símbolo que provoca un terror inexplicable.  Aunque no se pueda afirmar con certeza, es posible que los rituales iniciáticos de juventud originaran los misterios y que más tarde, en Eleusis, sólo fueran accesibles para los adultos. Deméter y Dionisio son los dioses de los misterios más importantes; unos misterios que presentan un evidente componente agrario pero que también tienen aspectos y manifestaciones de carácter sexual y relacionados con los mitos. Por otra parte, los órficos y los pitagóricos son considerados sectas, o misterios, surgidos como muestra de distanciamiento y de oposición a la religión propia de la ciudad.

Celebración de los misterios de Eleusis
Conviene considerar algunas coincidencias:
El nombre de cada uno de los misterios se basa en una literatura mística atribuida a un autor, en el caso del orfismo; en cambio, los pitagóricos son un grupo histórico que nace y se desarrolla en torno a un maestro. Dionisio es un dios. Orfeo es un profeta y un poeta mítico. Pitágoras es un maestro y sabio del siglo VI aC.

Pitágoras explicando las proporciones musicales
En los órficos cabe distinguir dos escuelas:
  • La aticoeleusinia, basada en el culto a Deméter y los misterios eleusinos.
  • La escuela pitagórica, que propugna la transmigración de las almas (metempsicosis).


Los órficos y los báquicos coinciden en la creencia de una vida en el otro mundo y, muy probablemente, en el culto a Dionisio; mientras que los órficos y los pitagóricos coinciden en la metempsicosis y, relacionado con ella, en los tabús dietéticos.

Los tabús son una forma de expresar el rechazo a la comunidad más elemental (la de la mesa) y, en consecuencia, al ritual central de la religión tradicional, que es el sacrificio.

Los órficos creen que estas renuncias dietéticas son necesarias para purificar el alma. Para los pitagóricos, la pureza, incluso en su expresión más escrupulosa, es una forma de oposición a las normas de la polis.

Los misterios de Eleusis son los más documentados. En ellos, la iniciación era una opción individual y voluntaria; pero muchos atenienses eran iniciados y, con el tiempo también accedieron a ella las mujeres y los esclavos. Entre los participantes en estos misterios había distintos niveles: iniciados; en proceso de iniciación y los que actualmente llamaríamos “simpatizantes no afiliados”.
En el Himno Homérico a Deméter  hallamos el modelo para la ceremonia de purificación en los rituales de iniciación; y Aristóteles, por su parte, explica que en los misterios los más importante no es aprender, sino tener una experiencia de como la que la divinidad había tenido y provocado.

Los misterios se celebraban en otoño y en ellos estaban vetados los asesinos y los bárbaros.
El telesterion era el lugar de la celebración iniciática.
Los mystai eren los celebrantes que participaban en ellos por primera vez.
Los epoptai —los observadores— eran los ya habían participado al menos una vez y les estaba permitido ver lo que les estaba prohibido a los iniciados.
Los mystagogos eren los responsables de introducir a cada uno de los observadores en el del santuario

Ya en el interior del santuario, todo el público podía visitar los templos de Artemisa y de Poseidón así como los altares; pero quedaba otro recinto que les estaba vetado al que sólo podían acceder los ya iniciados.

En el ritual de Eleusis se producía una especie de exaltación del fuego, que se convertía en símbolo de la inmortalidad de los iniciados. La superación del terror ritual de los misterios garantizaba una participación que permitía superar la muerte después de padecerla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...